miércoles, 21 de septiembre de 2016

  “El espejo Africano” (pág 78-90)



Cuando a Atima silencio la soltaron y buscó el espejo que le regalaron sus padres, camino muchos kilómetros y los volvio a caminar hasta que llegó a la tienda de Dorel y le preguntó: ¿tenes algunos espejos?...
Dorel respondió : Si .. Y le mostró todos los espejos... Y le dijo:- ¿cual querés?
Atima silencio dijo: Pero no tengo plata....
Dorel le dijo: Aca necesitamos trabajadores que trabajen . Te pago con el espejo …
Atima silencio aceptó la propuesta.-


FIN


Autor Bruno Cannavo.-


1 comentario:

  1. Bruno tratá de desarrollar más las ideas de tus historias.

    ResponderEliminar

Esperamos comentarios que alienten el trabajo de los chicos y chicas.